Actualizado al: 27/09/2016

Básicos del Sistema de AFP

¿Qué son las AFP?

Una AFP, o Administradora de Fondos de Pensiones, es una institución financiera dedicada de forma exclusiva a administrar ahorros para la pensión, proveer el pago de pensiones y otras prestaciones previsionales (por ejemplo: Seguro de Invalidez y Sobrevivencia). 

El objetivo de la AFP es administrar tus ahorros para entregar una pensión al momento que dejas de trabajar, ya sea por vejez o invalidez. También protege a tu familia entregando una pensión si falleces. 

La AFP es un sistema previsional de aplicación: universal y uniforme. 

  • Universal: porque todos los trabajadores tienen derecho a ahorrar para recibir una pensión, cualquiera sea su condición.
  • Uniforme: porque los requisitos establecidos para recibir una pensión y los beneficios de tu AFP son conocidos de antemano.

Por ejemplo, lo que debes ahorrar de manera obligatoria se mantiene proporcional a tu ingreso, aunque cambies de rubro económico, o estés próximo al retiro laboral. No obstante, puedes ahorrar de manera voluntaria, con reglas claras que hacen más simple la decisión.

¿Cómo funciona el sistema de AFP?

El dinero que ahorras en la AFP se llama cotización previsional, y se deposita en una Cuenta de Capitalización Individual

Tus ahorros previsionales pueden ser: obligatorios y/o voluntarios. 

Actualmente todos los trabajadores dependientes (e independientes a partir del 2018, cuando será obligatorio) deben cotizar un 10% de su remuneración imponible. Estos aportes se acumulan mientras eres trabajador activo más la rentabilidad que obtienes del fondo elegido, hasta que cumples la edad legal para luego solicitar una pensión: 65 años en el caso de los hombres, 60 en el caso de las mujeres o antes si cumples con algunos requisitos.

Pero también puedes cotizar de manera voluntaria, por ejemplo: en un APV o Cuenta 2.

La AFP hace crecer tu dinero invirtiéndolos en instrumentos financieros, que entregan a esos ahorros distintos tipos de rentabilidad. Un instrumento financiero es una herramienta para generar rentabilidad. AFP Cuprum sólo pueden invertir tu patrimonio de la forma que establece la Ley para los Fondos A-B-C-D-E, lo que hace que las inversiones tengan un riesgo menor a otras opciones u instrumentos de inversión o ahorro

Según el riesgo que deseas asumir (y el tiempo que falta para que dejes de trabajar), puedes elegir uno o dos de los 5 fondos. De esta forma tú decides, en base a información conocida de antemano, el tipo de inversión que harás. 

¿Sabías que tus ahorros están separados del patrimonio de la AFP? Debido a esto siempre eres dueño de tu inversión y lo que hace la AFP es sólo administrarlo. 

Como todo servicio, existe un costo de administración. Para el caso de tu ahorro obligatorio es 1,48% de tu sueldo imponible mensual. Para los ahorros voluntarios el costo es un porcentaje sobre el saldo administrado que tengas. 

¿Cómo se regulan las AFP?

Las AFP están fuertemente reguladas por Ley. Todo lo que hacemos y la forma que operamos está definido de forma estricta. El Estado se preocupa del sistema de pensiones mediante instituciones que aseguran un buen desempeño. 

Los cuerpos legales más importantes en que se basan las AFP (ambos del Ministerio del Trabajo y Previsión social) son:

  • DL 3.500 de 1980, que da origen al sistema AFP
  • Ley 20.255 de 2008, que reforma el sistema de AFP

Independiente de eso, en AFP Cuprum procuramos mejorar constantemente para darte la mejor rentabilidad, comisiones convenientes y calidad de servicio.

¿Qué productos previsionales ofrece la AFP?

Los productos que puedes contratar en AFP Cuprum se pueden clasificar en 3 tipos: Obligatorios, Voluntarios y Retiro.

La Cuenta Obligatoria es el destino del 10%, que todos los meses se descuenta sobre tu renta imponible (si eres trabajador dependiente) o sobre tus ingresos declarados (si eres trabajador con iniciación de actividades).

Las cuentas voluntarias son de 2 tipos: Ahorro Previsional Voluntario (APV) para fines previsionales y Cuenta de Ahorro Voluntario (Cuenta 2) de libre uso

En todos los casos, se trata de herramientas de inversión convenientes por su rentabilidad y bajos costos. 

¿Quiénes pueden cotizar en una AFP?

Todas las personas pueden cotizar de forma obligatoria o voluntaria en una AFP:

  • Trabajadores dependientes
  • Trabajadores independientes
  • Afiliados voluntarios

En el caso de los últimos, se trata de quienes no realizan actividades remuneradas, pero de todas formas desean recibir los beneficios del sistema (ejemplo: dueñas de casa). 

¿Cuánto se debe cotizar obligatoriamente en la AFP?

El ahorro previsional obligatorio es proporcional a tus ingresos. Se calcula un 10% sobre tu remuneración imponible y se realiza mediante el pago de una cotización. 

Si eres trabajador dependiente, tu empleador lo paga por planilla todos los meses. Si eres independiente debes hacer el pago al menos 1 vez al año (en la declaración de renta), o bien todos los meses. 

No existe un mínimo de años cotizando en el sistema ni un saldo mínimo acumulado para tener el derecho a una pensión. Sólo se deben cumplir las condiciones establecidas para solicitarla.

Junto con la cotización obligatoria también se paga el Seguro de Invalidez y Sobrevivencia (SIS) y la comisión que corresponde a la AFP

¿Qué es la rentabilidad y el valor cuota?

La rentabilidad que reciben tus ahorros es la expresión del interés ganado (positivo o negativo) en cada uno de nuestros Multifondos, en un período de tiempo específico. 

Otro concepto clave para entender el desempeño de tus ahorros es el de cuota. Todos los aportes que realizas se traducen a número de cuotas compradas. 

El valor cuota varía diariamente y se determina dividiendo el patrimonio neto en CL$ que la AFP administra en un determinado fondo, por la cantidad de cuotas emitidas en el mismo:


¿Qué puedo esperar de la AFP?

En AFP Cuprum queremos darte la pensión que mereces, y te asesoramos para lograrlo. Para esto es importante tener claro dos puntos (esta es la perspectiva que tenemos sobre tus ahorros hasta que puedas concretar el retiro laboral):

  • Son inversiones con un horizonte de largo plazo: Entre más largo sea el plazo de tu ahorro, ganas más interés y por tanto una mejor pensión.
  • Son aportes regulares y proporcionales al ingreso: Las cotizaciones deben ser constantes en el tiempo (sin lagunas) y reflejar tu ingreso real.

Por eso es importante que cuanto antes comiences a cotizar, idealmente un 20% o más de tu ingreso real entre ahorro obligatorio y voluntario, para que de esta forma alcances una pensión acorde a tus expectativas

Ejemplo: Si tu ahorro ha sido constante, consistente y suficiente, debería reflejar al menos un 70% de tu último sueldo.